Opinión

"Esa estirpe de luchadores y a la vez pensadores eximios como Belgrano, entendieron que luego de esas reconquistas estaba todo dado para dejar de ser una colonia".

Mayo llora

Texto:
Ilustración: Maite Larumbe


Desde el mismo momento que la Corona Española decide hacia 1776 crear el Virreinato del Río de la Plata, no sólo por la fuga de muchos productos que iban al contrabando mundial, llámese cueros y tasajo, sino también entendía que empezaba a ser un foco de acciones insurgentes contra toda política que llegaba a través del Alto Perú desde la huestes del absolutismo ibérico.
El héroe de la reconquista frente a las invasiones inglesas, hablo de Santiago de Liniers, no estaba solo. Criollos forjados en las luchas intestinas que ya se daban por estas pampas colaboraron para expulsar a los ingleses de Buenos Aires, perdiendo varios estandartes que son exhibidos en la Iglesia de Santo Domingo donde yace uno de los hombres más iluminados que dieron esta tierras: Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano. Vaya ironía, el creador de nuestra bandera descansa en el mismo lugar donde cuelgan las únicas banderas inglesas perdidas en batalla y que siguen en manos del vencedor, sólo son esas las únicas en el mundo que la corona británica quiso recuperar insistentemente y que algún cipayo que gobernó nuestro país las quiso devolver, pienso en los tiempos que vivimos y creo que podemos volver a estar cerca de ver otra vez una afrenta semejante.
Esa estirpe de luchadores y a la vez pensadores eximios como Belgrano, entendieron que luego de esas reconquistas estaba todo dado para dejar de ser una colonia. En 1807 entendieron que era el momento de dejar de ser una colonia, valga la redundancia. Luego de una convulsionada semana del mes de mayo de 1810 y con la férrea convicción de que la salida era ser una república independiente, al margen que esta se logró seis años después, hombres como Moreno, Castelli, Larrea, Paso y no quiero olvidarme de Monteagudo, un olvidado de la historia oficial, French y Beruti que no repartieron escarapelas… “La importancia de French y Beruti en las jornadas de Mayo no fue la de repartidores de escarapelas azul y blancas, hecho que no existió como veremos más adelante, sino que a ellos se les debe, junto con las milicias, el aporte de sectores populares a un movimiento que de otra manera hubiera sido un putsch de un sector de los ciudadanos de alto nivel social y económico, sobre todo criollos, contra funcionarios y comerciantes monopolistas españoles de su misma clase”, como bien nos explica Pacho O´Donnel, eran miembros de los llamados “Los Infernales”, agitadores sociales dispuestos a deponer al virrey y DEJAR DE SER COLONIA. No puedo dejar afuera también a un hombre como Tomás Guido, miembro de ese grupo.
Esos hombres, sumado al gran héroe de nuestra Patria, el Libertador de América José de San Martín y su estoica convicción de liberar el continente junto a Bolívar o Sucre, entendían que no se podía vivir de rodillas ante ningún imperio. Claro, esos ideales de libertad fenecieron en su mayoría en el exilio, lamentablemente.

Esa gran patria latinoamericana que luego fuera balcanizada, está puesta en palabras de Bolívar “aramos en el mar”.
En nuestra historia conocimos de luchas que siguieron esa línea, el de dejar de ser una colonia y luego en dejar de ser una semicolonia. Dorrego, Rosas, los caudillos que regaron sangre por toda la Patria, Irigoyen, Perón, y me voy a tomar una licencia, creo que Néstor y Cristina con líderes de la talla de Chávez, Lula, Evo y Correa, entendieron ese mensaje de Mayo, y sobre todo, la necesidad de DEJAR DE SER COLONIA. Claro, el imperio hoy es el del norte y desde mediados del siglo XX intentaron con todos los métodos posibles someternos: dictaduras sangrientas, bombardeos, invasiones, guerras entre nuestras naciones hermanas, torturas, asesinatos de presidentes, boicots económicos, endeudamientos, y seguro me olvido de muchos otros oprobiosos intentos.
Hoy les es muy fácil, mientras reclamamos soberanía sobre nuestras Islas Malvinas desde hace dos siglos, el gobierno de Macri nos abre otro enclave colonial en nuestra propia Patria, en nuestra propia Nación: una base de los EEUU en la triple frontera, para mostrarnos la vara de la disciplina, por si a alguno se le ocurre otra vez alguna “aventura” de nación libre. Un regalo, la Patria esa libre y soberana que muchos la regaron de sangre para lograr la libertad, hoy con un gobierno de derecha que llegó por los votos, es obsequiada al “patrón” rememorando esos métodos donde las mujeres originarias, entre muchas otras, eran regaladas como obsequios a los porteños “de bien” que no cabe duda, esta lacra que nos gobierna son descendencia de aquella misma. Esa del pacto Roca – Runciman y la del mitrismo asesino que no dudó en regar la Nación con sangre gaucha.
En ese obsequio hay gotas marcadas, rojizas, son lágrimas sanguinolentas de esos Héroes que soñaron con la libertad, pero no son solo de dolor, son también las que se derraman de ira y que mas temprano que tarde se harán carne y volveremos a vestir a esa Patria, a la de todos, con el más lindo vestido de la libertad verdadera. La historia no los absolverá.

  • Facebook
  • Google Plus